Preguntas sobre la crianza positiva

Ser padres es una tarea difícil y gratificante.

Hay muchas maneras de abordarla, pero la crianza positiva es una de las más eficaces.

La crianza positiva consiste en crear un entorno que permita a los niños crecer y convertirse en personas seguras de sí mismas, capaces de afrontar con eficacia los retos que se les presenten.

También les ayuda a establecer relaciones sanas con los demás y consigo mismos a medida que se convierten en adultos.

¿Qué es la crianza positiva?

La crianza positiva es una forma de interactuar con los hijos que les ayuda a desarrollar las habilidades y la confianza que necesitan para triunfar en la vida.

Se trata de construir una relación sólida entre padres e hijos centrándose en los puntos fuertes y las capacidades del niño, en lugar de en sus debilidades.

La crianza positiva se centra en construir una relación sólida entre padres e hijos.

¿Cómo puedo hacer todo lo posible para criar a mis hijos de forma positiva?

Puedes hacer todo lo posible para educar a tus hijos de forma positiva siendo paciente y coherente. Ser respetuoso, cariñoso, comprometido y dar ejemplo de buen comportamiento también son componentes importantes de la crianza positiva.

Si no está seguro de cuál es la mejor manera de aplicar estas prácticas en su vida diaria con sus hijos, aquí tiene algunos consejos:

  • Ten paciencia con ellos cuando cometan errores o no entiendan algo enseguida; ¡recuerda que todo el mundo comete errores!

     

  • Puede que tengas que explicarles las cosas más de una vez antes de que lo entiendan (y a veces incluso después).

     

  • Si te frustras o te enfadas con ellos por haber metido la pata una vez, intenta que eso no afecte a otras partes del día: recuerda que esto no va a pasar de la noche a la mañana, así que mientras tanto sólo necesitas paciencia.

¿Cuáles son los beneficios de la crianza positiva?

La crianza positiva es una forma saludable de educar a tus hijos.

Les ayuda a desarrollar buenas relaciones con los demás y consigo mismos, les enseña a ser independientes y les ayuda a desarrollar la autoestima y la confianza en sí mismos.

La crianza positiva también es beneficiosa porque puede ayudar a prevenir muchos problemas que pueden surgir más adelante en la vida.

La crianza positiva también puede ayudarle a establecer un vínculo con su hijo, lo que es especialmente importante si es padre o madre soltera.

La crianza positiva puede conducir a una relación más sana entre ambos.

Por ejemplo, los niños que se crían en un entorno en el que se sienten queridos y apoyados tienen menos probabilidades de adoptar comportamientos de riesgo, como el abuso de drogas o alcohol o la violencia, cuando llegan a la edad adulta, que los que se criaron en hogares en los que había conflictos o tensiones entre sus padres (Hughes).

¿Cómo sé si estoy ejerciendo bien la crianza positiva?

Sabrás que estás practicando bien la crianza positiva si:

  • Se siente un buen padre.
  • Su hijo es feliz y está sano.
  • Se lleva bien con su pareja.
  • Su hijo es respetuoso con los demás, incluidos los adultos, otros niños, los animales y el entorno que le rodea (por ejemplo, no se cruza en el tráfico ni intimida a otros niños). Si su hijo tiene problemas en la escuela, puede ser un indicador de que hay algunos problemas en su vida familiar que deben abordarse antes de que se conviertan en problemas más graves.

¿Cuáles son algunos de los errores más comunes que cometen los padres y cómo pueden evitarlos?

Algunos de los errores más comunes que cometen los padres son:

  • Ser demasiado duros consigo mismos
  • Ser demasiado duros con sus hijos
  • Esperar demasiado de sí mismos y/o de sus hijos.

Para evitar estos errores, los padres deben recordar que son humanos.

Cometerán errores y sus hijos también, ¡pero no pasa nada!

En lugar de centrarse en lo que salió mal, concéntrense en cómo hacerlo mejor la próxima vez.

Sé paciente, coherente y respetuoso.

  • Sé paciente.
  • Sé coherente.
  • Sé respetuoso.
  • Y, sobre todo, ¡sé positivo!

Conclusion

Puede resultar confuso saber por dónde empezar cuando se trata de la crianza positiva.

Lo mejor que puedes hacer es tomarte tu tiempo, ser paciente y constante contigo mismo y con tu hijo.

También es importante que no te desanimes si las cosas no salen exactamente como habías planeado; ¡no se trata de perfeccionismo!

En todo caso, recuerda estas tres palabras: respeto, paciencia y coherencia.

Estas tres palabras pueden ayudarte a ser un padre más positivo, y también a criar un hijo feliz y seguro de sí mismo.

Ser positivo no significa que las cosas vayan siempre según lo previsto o que no nos enfademos de vez en cuando; significa ser capaz de aceptar las cosas como son y centrarse en lo que se puede cambiar.


Publicado

en

por

Etiquetas:

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.