Lactancia e introducción de alimentos sólidos en la dieta

La lactancia materna es la mejor forma de que los bebés obtengan los nutrientes que necesitan durante sus primeros meses de vida.

Se recomienda la lactancia materna exclusiva hasta los 6 meses de edad, y continuar la lactancia materna con alimentos complementarios adecuados hasta los 2 años de edad o más.

Los bebés se benefician de la lactancia materna continuada incluso después de la introducción de alimentos, porque la leche materna proporciona todos los nutrientes que el bebé necesita en esta etapa.

Se recomienda la lactancia materna exclusiva durante los 6 primeros meses de vida.

Se recomienda la lactancia materna exclusiva durante los 6 primeros meses de vida.

La leche materna aporta todos los nutrientes que el bebé necesita en esta etapa.

La lactancia materna se recomienda a todos los lactantes, incluidos los prematuros (si es médicamente apropiado) y los seropositivos.

La OMS recomienda la lactancia materna exclusiva desde el nacimiento hasta los 6 meses de edad, con lactancia materna continuada junto con alimentos complementarios apropiados hasta los 2 años de edad o más.

La OMS recomienda la lactancia materna exclusiva desde el nacimiento hasta los 6 meses de edad, y su continuación junto con alimentos complementarios adecuados hasta los 2 años de edad o más.

La lactancia materna es buena para el bebé porque le aporta nutrientes esenciales y una protección inmunitaria que no puede duplicarse con la alimentación con leche artificial.

También tiene beneficios para la salud a largo plazo, tanto para la madre como para el niño: disminuye el riesgo de diabetes y cáncer de mama en las madres; reduce las infecciones respiratorias, las infecciones de oído y las enfermedades gastrointestinales en los lactantes; mejora las puntuaciones del cociente intelectual (CI) más adelante en la infancia.

Reduce los niveles de colesterol en los niños (y, por tanto, el riesgo de enfermedades cardiovasculares más adelante en la vida), ayuda a controlar el aumento de peso durante la infancia.

Previene la obesidad más adelante-, aumenta la resistencia contra las infecciones durante la temporada de resfriados/gripe, etc.

Todos estos factores se combinan para hacer de la lactancia materna una opción muy saludable tanto para la madre como para el niño.

Se recomienda la lactancia materna a todos los lactantes, incluidos los prematuros (si son médicamente aptos) y los seropositivos.

La lactancia materna está recomendada para todos los lactantes, incluidos los prematuros (si son médicamente aptos) y los seropositivos.

La lactancia materna es segura para las madres seropositivas.

No hay pruebas de que la lactancia materna tenga efectos adversos sobre la salud del niño o de la madre en comparación con los que no la toman.

Sin embargo, puede haber algunas dificultades para iniciar y mantener la lactancia materna exclusiva en madres con enfermedad avanzada o recuentos bajos de CD4, ya que su leche puede contener niveles más altos de virus que la producida por otras mujeres.

Se debe aconsejar a las madres sobre prácticas seguras de alimentación, como evitar compartir tazas y cucharas, así como esterilizar el equipo utilizado para preparar la leche de fórmula para lactantes; estas medidas pueden reducir el riesgo de transmisión asociado a estas actividades.

En caso de aumento de la carga vírica (niveles elevados de ARN del VIH en plasma), se debe aconsejar a las madres que utilicen métodos alternativos de alimentación, como la alimentación con leche de fórmula, hasta que su carga vírica vuelva a niveles normales*.

Si tu bebé nació prematuro, o si tienes VIH y deseas amamantarlo, debes recibir apoyo y asesoramiento adicionales.

Si tu bebé nació prematuramente, o si tienes VIH y quieres dar el pecho, debes recibir apoyo y asesoramiento adicionales.

  • Asegúrate de que estás lo bastante sana para dar el pecho. Habla con un especialista en lactancia o con un médico si es necesario.

     

  • Asegúrate de que tu bebé está sano y crece bien.

     

  • Habla con los miembros de tu familia para que te ayuden con las tareas domésticas, la cocina y otras tareas, de modo que ambos podáis descansar cuando sea necesario (por ejemplo: sujetar al bebé mientras mama).

Los bebés alimentados exclusivamente con leche materna tienen menor riesgo de diarrea y neumonía, menor incidencia del síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL), menor probabilidad de desarrollar alergias y asma, menos infecciones como gastroenteritis y enfermedades respiratorias y mejor salud general que los bebés que no son alimentados exclusivamente con leche materna.

Los lactantes alimentados exclusivamente con leche materna tienen menor riesgo de diarrea y neumonía, menor incidencia del síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL), menos probabilidades de desarrollar alergias y asma, menos infecciones como gastroenteritis y enfermedades respiratorias, y mejor salud general que los lactantes que no son alimentados exclusivamente con leche materna.

Se ha demostrado que la leche materna protege contra la diarrea y la neumonía tanto en los países en desarrollo, donde son causas frecuentes de muerte en niños pequeños, como en los países industrializados, donde estas enfermedades son menos frecuentes pero siguen causando una morbilidad significativa.

En los países industrializados con altos niveles de saneamiento y atención médica para los lactantes, el efecto protector contra la diarrea puede deberse a factores distintos de la infección bacteriana (por ejemplo, efectos inmunológicos).

La lactancia materna también se ha asociado a un menor riesgo de SMSL en comparación con la alimentación con biberón o la ausencia total de lactancia materna; sin embargo, esta asociación parece más fuerte cuando las madres no fuman durante el embarazo o después del parto[1].

Los bebés se benefician de la lactancia materna continuada incluso después de haber introducido alimentos porque la leche materna proporciona todos los nutrientes que el bebé necesita en esta etapa.

La leche materna aporta todos los nutrientes que el bebé necesita en esta etapa.

La leche materna es un alimento completo, que contiene proteínas, hidratos de carbono, grasas, vitaminas y minerales.

También contiene anticuerpos que ayudan a proteger al bebé contra las infecciones.

La leche materna puede beneficiar a tu bebé de muchas maneras: ¡no dejes de alimentarlo!

La leche materna es un alimento completo para los bebés.

Contiene todos los nutrientes que el bebé necesita: proteínas, grasas e hidratos de carbono.

La leche materna también contiene anticuerpos que protegen a tu bebé contra las enfermedades.

La lactancia materna es gratuita y fácil de preparar: todo lo que necesitas es un sacaleches limpio (¡o las manos!), algunos biberones limpios o un vaso para recoger la leche, un poco de agua limpia si te la extraes manualmente (no es necesario si utilizas un sacaleches eléctrico), ¡y las manos recién lavadas!

Puedes dar el pecho a tu bebé a cualquier hora del día o de la noche; no hace falta que esperes a que el profesional sanitario haya programado la hora de la toma.

La lactancia materna no requiere refrigeración hasta que hayan pasado 24 horas desde la extracción; sin embargo, recomendamos guardar la leche materna extraída en un recipiente aislado con bolsas de hielo durante un máximo de seis horas antes de usarla o guardarla en el frigorífico durante un máximo de hasta 48 horas si es necesario; ¡comprueba siempre las fechas de caducidad de los recipientes antes de usarlos!

Conclusion

Es importante recordar que la lactancia materna no es sólo nutrición.

Es una forma de estrechar lazos con tu bebé y proporcionarle consuelo cuando más lo necesita.

Los beneficios de la lactancia materna van más allá de la salud física; también incluyen el bienestar emocional, el desarrollo cognitivo e incluso menores tasas de obesidad en etapas posteriores de la vida.


Publicado

en

por

Etiquetas:

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.