Por qué debe dar el pecho

La lactancia materna es buena tanto para los bebés como para las madres.

Es la forma más sana de alimentar a un bebé y puede ayudarle a protegerse de enfermedades como la diarrea, las infecciones de oído y las infecciones de las vías respiratorias.

La leche materna contiene anticuerpos que ayudan a fortalecer el sistema inmunitario del bebé.

La leche materna es el mejor alimento para tu bebé.

La leche materna es el mejor alimento para tu bebé.

Contiene todos los nutrientes que tu hijo necesita y se digiere fácilmente, por lo que es una opción estupenda para cualquier momento del día o de la noche.

Además, ¡la leche materna es gratis!

La lactancia materna también facilita la alimentación de tu hijo cuando estás fuera de casa: no tienes que preocuparte de encontrar un sitio donde sentarte con un biberón o una bolsa de leche de fórmula en la mano (aunque si tienes acceso a uno, úsalo).

Se puede dar el pecho en cualquier lugar y en cualquier momento: en casa, en espacios públicos como parques y restaurantes… ¡incluso dando un paseo al aire libre!

Y por último: la lactancia materna está siempre disponible cuando se necesita; no es necesario refrigerarla antes de usarla, como ocurriría con los alimentos preparados, como los sándwiches o las ensaladas (aunque no recomendaríamos comer estas cosas mientras se da el pecho).

La leche materna protege a los bebés de enfermedades e infecciones.

La leche materna contiene anticuerpos que ayudan a proteger al bebé de las infecciones.

Estos anticuerpos se producen en tu cuerpo y se transmiten al bebé a través de la leche materna.

Los anticuerpos pueden proteger contra bacterias, virus y otros gérmenes en su periodo infantil.

La leche materna contiene factores inmunitarios que ayudan a proteger al bebé de las infecciones.

Hay muchos tipos de células en la leche materna que ayudan a combatir enfermedades como la diarrea o la neumonía, combatiendo las bacterias malas (como la E. coli), así como virus como el VIH/SIDA o el virus de la hepatitis C (VHC).

Entre estos factores inmunitarios están los glóbulos blancos (linfocitos), que impiden que una infección se propague por el organismo; los macrófagos, que destruyen patógenos nocivos como los hongos; las inmunoglobulinas, que atacan a invasores extraños como los parásitos; las proteínas del complemento, que matan a las bacterias agujereando sus paredes celulares.

La lactancia materna reduce el riesgo de diabetes, asma y obesidad.

La lactancia materna reduce el riesgo de diabetes, asma y obesidad.

La lactancia materna es buena para los bebés, las madres y el medio ambiente.

La leche materna es más barata que la de fórmula.

La leche materna es gratis, la de fórmula no.

Una madre puede producir leche materna hasta un año, pero hay que comprar leche de fórmula cada vez que el bebé la necesita.

Esto significa que la lactancia materna ahorra dinero a largo plazo; gastarás menos en alimentar a tu hijo que si utilizaras leche de fórmula u otro tipo de alimentos.

Más del 90 por ciento de los pediatras afirman que la lactancia materna es la forma más saludable de alimentar a un bebé.

Más del 90 por ciento de los pediatras afirman que la lactancia materna es la forma más sana de alimentar a un bebé.

La leche materna contiene todos los nutrientes que el bebé necesita y le protege contra enfermedades e infecciones.

La lactancia materna reduce el riesgo de diabetes, asma y obesidad en etapas posteriores de la vida.

Por supuesto, hay muchos factores que pueden afectar a la salud de tu hijo, pero la lactancia materna es una de las cosas que puedes hacer para ayudarle a mantenerse sano.

La lactancia materna es buena tanto para los bebés como para las madres.

La lactancia materna es buena tanto para el bebé como para la madre.

  • La lactancia materna es buena para el bebé: La leche materna contiene anticuerpos que ayudan a proteger al bebé de las infecciones.

     

  • También aporta nutrientes, como hierro e inmunoglobulina A (IgA), que no se encuentran en la leche de fórmula ni en otros alimentos.

     

  • La lactancia es buena para la madre: Reduce el riesgo de cáncer de mama, de ovarios y de diabetes en etapas posteriores de la vida; ayuda a perder peso más rápidamente después del embarazo; puede reducir los niveles de colesterol.

Conclusion

La lactancia materna es una forma natural y saludable de alimentar a su bebé.

Ofrece muchas ventajas tanto para ti como para tu hijo, como la reducción del riesgo de enfermedades, obesidad y diabetes.

Además, se ha demostrado que la lactancia materna es más barata que la alimentación con leche artificial, porque no requiere ningún equipo ni suplemento adicional, como biberones o tetinas.

Lo mejor de todo es que la lactancia materna se puede dar en cualquier sitio, ¡incluso en público!


Publicado

en

por

Etiquetas:

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.