¿Por qué ya no desaparecen las colas en las tiendas de Navidad?

Hay una larga historia detrás de algunas de nuestras tradiciones modernas.

En este caso, veremos cómo surgió la tradición del árbol de Navidad y por qué cambió con el tiempo.

La temporada de vacaciones solía comenzar en Acción de Gracias.

Acción de Gracias era el momento de reunirse con la familia y los amigos.

Era el momento de festejar, dar las gracias, descansar y relajarse.

También era un momento de reflexión y renovación, una oportunidad para apreciar lo que uno tiene en la vida antes de que empiece el ajetreo de las fiestas navideñas.

Las casas se decoraban con ramas de acebo, velas y flores de papel.

Antiguamente, la mayoría de las familias decoraban sus casas con ramas de acebo, velas y flores de papel. Las ramas se colgaban en el vestíbulo y las velas en las repisas de la chimenea.

Las flores de papel se hacían recortando formas de papel y fijándolas a marcos de alambre.

Se decoraban con cintas y lazos y se colocaban en jarrones por toda la casa para que los invitados a la cena de Nochebuena pudieran admirarlas después de comer su pavo, pero antes de volver a casa a medianoche.

En el siglo XIX, la gente empezó a decorar sus casas con ramas de hoja perenne y otras plantas.

En el siglo XIX, la gente empezó a decorar sus casas con ramas de hoja perenne y otras plantas.

A menudo se colgaban sobre puertas y ventanas, ya que simbolizaban la protección contra los malos espíritus.

Otros adornos eran las velas y las flores de papel.

Las ramas de acebo eran otro adorno popular en esta época; solían colocarse en las repisas de las chimeneas o en las mesas de las casas durante la Navidad.

Las ramas simbolizaban la fertilidad y la buena suerte para el año siguiente.

Gracias a la popularidad de «La visita de San Nicolás» (o «‘Twas the Night Before Christmas»), los árboles de Navidad pasaron a formar parte de la vida estadounidense en el siglo XIX.

Gracias a la popularidad de «La visita de San Nicolás» (o «‘Twas the Night Before Christmas»), los árboles de Navidad pasaron a formar parte de la vida estadounidense en el siglo XIX.

El poema fue escrito en 1823 por Clement Clarke Moore, que era profesor del Seminario Teológico General de Nueva York y más tarde fue su rector.

Aunque en 1844 reivindicó la autoría del poema -y aunque se publicó de forma anónima-, los estudiosos creen que el propio Moore lo escribió como parodia de una leyenda holandesa sobre San Nicolás trayendo regalos a los niños el 5 de diciembre (Sinterklaas).

La práctica de colocar luces llegó más tarde, en 1882.

La práctica de colocar luces llegó más tarde, en 1882.

Las primeras luces eléctricas se utilizaron en la ciudad de Nueva York ese año y el primer árbol de Navidad se encendió con luces eléctricas en una casa particular en 1882.

En 1890, William Wallace Dickson inventó una forma mejorada de bombilla incandescente que podía fabricarse en serie a un precio lo bastante barato como para que las familias que no podían permitirse velas o lámparas de gas la utilizaran como adorno del árbol de Navidad.

Nuestras tradiciones actuales tienen algo de historia.

Nuestra decoración navideña actual, que incluye luces y árboles, tiene sus raíces en las antiguas celebraciones del solsticio de invierno.

Todavía hoy celebramos el regreso de la luz con fiestas y banquetes.

Sin embargo, lo que hacemos con estas tradiciones ha cambiado con el tiempo.

La primera decoración de un árbol de la que se tiene constancia fue la de Martín Lutero (1483-1546), que decoró un árbol de hoja perenne con velas en la Nochebuena de 1530.

En aquella época se llamaba «Baumfassen» o «llevar el árbol». La propia palabra «Navidad» procede de las antiguas palabras inglesas Christ (Cristo) y Mass (Misa), que significan Misa de Cristo o Fiesta de la Natividad (nacimiento) de Cristo.

Conclusion

Nuestras tradiciones actuales tienen algo de historia.

Podemos remontarnos al siglo XVIII, cuando los estadounidenses empezaron a decorar sus casas en Navidad.

Empezaron con ramas de hoja perenne y otras plantas, luego añadieron velas y flores de papel antes de añadir finalmente los árboles en el siglo XIX.

Hoy en día, estas tradiciones forman parte de nuestra cultura y se celebran en todo el mundo.

El árbol de Navidad es un símbolo de vida y renovación. Las luces que lo decoran representan la estrella que guió a los Reyes Magos hasta el lugar de nacimiento de Jesús.

Los regalos bajo el árbol son símbolos de los dones que Dios nos ha dado y que celebramos en Navidad.

El árbol de Navidad es un símbolo de vida y renovación. Las luces que lo decoran representan la estrella que guió a los Reyes Magos hasta el lugar de nacimiento de Jesús. Los regalos bajo el árbol son símbolos de los dones que Dios nos ha dado, y los celebramos en Navidad.


Publicado

en

por

Etiquetas:

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.