¿Qué relación existe entre la ciencia política y la filosofía política?

La ciencia política y la filosofía política son campos de estudio relacionados, pero tienen objetivos diferentes.

La ciencia política se ocupa de la investigación empírica en áreas específicas de la política.

La filosofía política está más interesada en comprender los principios que subyacen a la teoría política y su aplicación a situaciones concretas.

Este artículo se centrará en estas diferencias entre ciencia política y filosofía, para que podamos comprender mejor cada campo y cómo se relacionan entre sí.

Sección: La ciencia política y la filosofía política se parecen en que ambas se ocupan del estudio de la política.

La ciencia política y la filosofía política se parecen en que ambas se ocupan del estudio de la política.

Sin embargo, difieren en su interés por la investigación empírica y la comprensión teórica, respectivamente.

La ciencia política se ocupa más de la investigación empírica y los datos, mientras que la filosofía política se centra en la comprensión de los principios que subyacen a la teoría política, así como en su aplicación a situaciones concretas.

Sección: Sin embargo, la filosofía política se ocupa más de comprender los principios de la teoría política y su aplicación a situaciones concretas.

Mientras que la ciencia política se ocupa más de comprender los principios de la teoría política y su aplicación a situaciones concretas, la filosofía es más abstracta.

La filosofía es también más teórica y se ocupa más de lo general que de lo específico.

Los filósofos tienden a plantearse preguntas como ¿Qué hace que algo sea bueno o malo? ¿Cuáles son los valores más elevados del ser humano? ¿Qué tipo de persona debo ser?

Los filósofos suelen buscar respuestas universales que se apliquen independientemente de la época o la cultura (por ejemplo, «todas las personas deben recibir el mismo trato»).

En cambio, los politólogos tienden a centrarse en cuestiones concretas sobre el funcionamiento de los gobiernos en la actualidad (por ejemplo, «¿qué factores contribuyen a la corrupción en los países en desarrollo?»).

Sección: La ciencia política, por su parte, se centra en la investigación empírica y los datos sobre áreas específicas de la política.

Las ciencias políticas, por su parte, se centran en la investigación empírica y los datos sobre áreas específicas de la política.

En Ciencias Políticas aprenderás a analizar acontecimientos políticos observando, por ejemplo, los patrones de voto o la actividad legislativa.

Estudiarás movimientos históricos y los compararás con las tendencias actuales para entender cómo han cambiado las cosas con el paso del tiempo.

La filosofía política es otra disciplina completamente distinta, que a menudo se solapa con la ciencia política pero que no está limitada por su enfoque en la investigación empírica o en políticas específicas.

Los filósofos políticos tienden no sólo a explorar ideas, sino también sus implicaciones para la sociedad en general (¡y a veces incluso más allá!).

Pueden utilizar ejemplos históricos como casos de estudio; pueden escribir sobre problemas contemporáneos a los que se enfrentan gobiernos de todo el mundo; pueden incluso escribir ficción basada libremente en acontecimientos del mundo real (pensemos en 1984 de Orwell).

Conclusión: La ciencia política y la filosofía son campos relacionados, pero tienen objetivos diferentes.

La ciencia política y la filosofía son campos relacionados, pero tienen objetivos diferentes. La ciencia política es más empírica y se basa más en los datos, mientras que la filosofía es más conceptual y abstracta.

Ambas son importantes para comprender el mundo que nos rodea, pero no deben confundirse.

Si te interesa saber más sobre la diferencia entre ciencia política y filosofía, no dudes en hacer tus preguntas en la sección de comentarios más abajo.

La filosofía se ocupa de los principios de la teoría política, mientras que la ciencia política se ocupa de la aplicación de esos principios a situaciones concretas.

Los politólogos tienden a preocuparse más por estudiar la política tal y como existe en la vida real que por intentar desarrollar nuevas teorías sobre cómo deben funcionar los gobiernos o qué leyes deben aprobar las asambleas legislativas; esto hace que se interesen más por cosas como las encuestas de opinión pública que por los textos históricos escritos por filósofos hace cientos de años (aunque también los estudian).

Conclusion

La ciencia política y la filosofía política son campos relacionados, pero tienen objetivos diferentes.

La ciencia política se ocupa de la investigación empírica y los datos sobre áreas específicas de la política, mientras que la filosofía política pretende comprender los principios de la teoría política y su aplicación a situaciones concretas.

La ciencia política se ocupa del estudio de la política y el comportamiento político.

Trata de entender cómo se crean y aplican las leyes, cómo funcionan en la práctica las distintas instituciones y por qué determinados sistemas políticos son más eficaces que otros.

La filosofía política, por su parte, se centra en las ideas sobre cómo debe ser el gobierno, cómo debe funcionar y su relación con los ciudadanos.

 


Publicado

en

por

Etiquetas:

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.